La androginia
 

Pero, ¿por qué no puede ser una persona, a la vez, masculina y femenina? En realidad, la mayoría de nosotros conoce a quienes son ambas cosas. Por ejemplo, una mujer con fuertes motivaciones de logro, que tenga mucho éxito en su carrera, juegue muy bien al tenis y se incline por el uso de los pantalones vaqueros y que, al mismo tiempo, le guste cocinar y coser, llevar trajes largos y sea muy sensible y cariñosa.

Androginia significa tener características psicológicas masculinas y femeninas. Se deriva de las raíces griegas andró, que significa "hombre" (como en andrógenos, hormonas sexuales que se encuentran en elevadas concentraciones en los varones) y gyn, que significa "mujer" (como en ginecólogo). Una persona andrógina es, por tanto, la que presenta características psicológicas masculinas y femeninas.

El concepto de androginia se basa en un modelo bidimensional de masculinidad-feminidad. Su idea central consiste en considerar la masculinidad y la feminidad como dos dimensiones independientes, de las que una abarca desde lo nada femenino a lo muy femenino y la otra desde lo nada masculino a lo muy masculino, en vez de considerar masculinidad y feminidad como los extremos opuestos de una única escala. Esto permite tener en cuenta a las personas andróginas, es decir, aquellas que tienen, al mismo tiempo, una masculinidad y una feminidad elevadas, sin dejar de lado a las personas femeninas y masculinas.

Este es un modelo bidimensional que, a diferencia del unidimensional y bipolar que hemos visto anteriormente, permite considerar a aquellas personas que son, a la vez, muy masculinas y muy femeninas, es decir, andróginas.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home