La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

ENERGÍA SEXUAL, ORGASMO Y EYACULACIÓN FEMENINA: ABSORBER LAS SECRECIONES

ENERGÍA SEXUAL, ORGASMO Y EYACULACIÓN FEMENINA: ABSORVIENDO LAS SECRECIONESCuando el hombre o la mujer llegan al orgasmo se produce un breve estallido de energía. En el instante del orgasmo, las ondas emitidas por el cerebro humano se modifican radicalmente, situando literalmente a la persona en un “estado alterado de conciencia”. Durante el orgasmo se producen profundos cambios fisiológicos y eléctricos en todo el organismo, y verdaderamente se emite un estallido de energía. Los compañeros sexuales pueden absorber mutuamente el estallido de energía de su pareja en el momento del orgasmo, para lo cual deben tener en cuenta las siguientes indicaciones:

· Cuando se produzca el orgasmo, mantenga la cabeza pegada bajo el oído de su pareja para no respirar el “aliento fangoso” que exhala en ese instante. Debido al intenso “fuego” que arde en el bajo vientre durante el orgasmo, esta exhalación se considera como una especie de producto de desecho.

· Abrace estrechamente a su pareja y procure mantener la máxima superficie de contacto entre ambos cuerpos. En el orgasmo, todo el cuerpo irradia energía por la superficie de contacto.

· Procure que los pubis se froten y se mantengan estrechamente unidos. La mayor descarga de energía sexual se produce naturalmente en la región del “Mar de Energía”, situada bajo el ombligo.

ENERGÍA SEXUAL, ORGASMO Y EYACULACIÓN FEMENINA: ABSORVIENDO LAS SECRECIONESSi el hombre eyacula antes de que la mujer haya llegado al orgasmo, ella se beneficia de la esencia/semen y la energía de él, mientras que él las pierde ambas y no obtiene nada de ella. Si la pareja eyacula en el misino instante, la mujer obtiene igualmente la esencia y la energía del hombre, pero el hombre sólo se beneficia del estallido de energía de la mujer, porque pierde la erección antes de haber tenido ocasión de absorber las secreciones esenciales del orgasmo femenino. Si el hombre se controla durante el tiempo suficiente para que la mujer llegue al orgasmo y suprime luego su propia eyaculación, absorbe la esencia de ambos y la energía de ella, mientras que la mujer aún obtiene el beneficio de reabsorber parte de sus propias secreciones sexuales.

El hombre que ha llegado a dominar a fondo las técnicas del control eyaculatorio puede tomar otras medidas adicionales para facilitar la absorción de las secreciones femeninas y estimular más aún la reabsorción de su propia esencia-semen.

El primer método consiste en “embestir hacia adentro” con ferocidad pero retirarse lentamente, lo que atrae la esencia femenina a través de la piel del pico masculino. Otra técnica altamente recomendada para aumentar la absorción de la esencia femenina durante el acto sexual se basa en hinchar y contraer el pene en lo más hondo de la vagina mediante flexiones deliberadas de los músculos del eje del pene. Cuando la mujer haya experimentado uno o más orgasmos y se halle completamente satisfecha, el hombre debe comenzar de nuevo a empujar profunda y rítmicamente.

Cuando la necesidad de eyacular vaya en aumento, se detendrá y “retornará el semen” a la próstata mediante los métodos que se exponen en los siguientes espacios. Cuando vuelva a tener su semen bajo control y su corazón se haya sosegado de nuevo, puede volver a repetir este proceso de tres a cinco veces.

La prolongada fricción entre la vagina y el pene facilita la absorción de la esencia femenina, mientras que la excitación que conllevan las repetidas aproximaciones al borde de la eyaculación aumenta considerablemente las propias secreciones sexuales internas del hombre.

Estas retenciones en serie, además, también dirigen hacia adentro y hacia arriba la energía sexual del hombre que no ha podido estallar. A menudo puede percibirse la circulación de esta energía por la columna, en forma de “piel de gallina” o como oleadas de calor en diversos puntos del cuerpo.

Los hombres no deben intentar este método de “bombear” esencia y energía adicionales -jugando con el fuego- de la eyaculación hasta haber dominado la retención del semen. De otro modo, corren el riesgo de perder aún más esencia y energía de las que perderían normalmente, debido al aumento en la secreción de líquidos seminales.

Hay que tener en cuenta que este método no debe utilizarse cuando al hombre vaya a eyacular, pues carga la próstata con una cantidad adicional de semen, y ello conllevaría un aumento de la pérdida debida a la eyaculación. Sólo debe aplicarse cuando se vaya a retener el semen.

El viejo dicho de que “la perfección nace de la práctica” es plenamente aplicable a éste y a todos los demás métodos utilizados en la alquimia, que deben ser adquiridos paso a paso.

Para citar otro dicho, “al vencedor corresponden los despojos”. Un hombre sexualmente activo que no esté dispuesto a pulir sus habilidades sexuales y adaptar correctamente su actitud ante el “florido campo de batalla” del acto sexual, tarde o temprano acabará por agotar su potencia sexual, disipar su energía vital, perder su inmunidad y acortar su vida. Para la especie, estos hombres son tan desechables -y tan inútiles para la mujer- como los zánganos expulsados de la colmena.

 

Menú de este tema

Home