La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

Recibe tu Boletín       Libros, presentaciones, posts...       Ora / Medita a las horas en punto

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

SIETE LEYES ESPIRITUALES

 

Ley de la Potencialidad

Ley de la Entrega

Ley del Karma o de la Causalidad

Ley del Mínimo Esfuerzo

Ley de la intención y del deseo

Ley del desapego

Ley del Dharma o del Propósito de la Vida

Sumario

¿Qué entendemos por éxito? Podríamos definir el éxito en la vida como la expansión continuada de la felicidad y la realización progresiva de objetivos que merecen la pena. Es la capacidad de satisfacer nuestros deseos con facilidad y sin esfuerzo.

El éxito tiene muchas facetas; la riqueza material no es más que una de ellas. Además el éxito es un viaje, no un destino. Dentro del éxito también se incluyen la buena salud, la energía y el entusiasmo por la vida, las relaciones personales que nos llenan, la libertad creativa, la estabilidad emocional y psicológica, la sensación de bienestar y la tranquilidad de espíritu.

Aun viviendo todas estas cosas, seguiremos sin realizarnos mientras no seamos conscientes de la divinidad que está en nuestro interior. En realidad somos seres divinos disfrazados, y el Dios que está dentro de nosotros aspirar a materializarse plenamente. El éxito verdadero es, pues, la experiencia de lo milagroso. Es el despliegue de lo divino que llevamos dentro, es percibir lo divino donde quiera que vayamos, en cualquier cosa que percibamos: en los ojos de un niño, en la belleza de una flor, en el vuelo de un ave. Cuando empecemos a vivir nuestra vida como expresión milagrosa de lo divino, y no en determinadas ocasiones, sino constantemente, entonces conoceremos el significado verdadero del éxito.

 

¿Qué es una Ley?

Toda la creación, todo lo que existe en el mundo físico, es el resultado de la transformación de lo no manifiesto en manifiesto.

Todos los procesos de creación son procesos a través de los cuales se expresa a sí mismo el "Yo" o lo divino. La fuente de toda creación es lo divino (o espíritu) y todo lo creado procede de un mismo lugar: del campo de potencialidad pura, que es puramente no manifiesto.

Las leyes físicas del universo son en realidad todo este proceso de lo divino en movimiento. Cuando comprendemos estas Leyes y las aplicamos en nuestras vidas, podemos crear cualquier cosa que deseemos, pues las mismas Leyes que aplica la naturaleza para crear un bosque o una galaxia pueden producir también la realización de nuestros deseos más profundos.

Veamos cuáles son Las siete Leyes espirituales del éxito y cómo podemos aplicarlas en nuestras vidas.

 

Menú de este tema

Home